La reserva de citas está bien. A continuación, damos la receta para que sea excelente

Muchos bancos permiten que sus clientes reserven citas con el personal, y consideran que esta es una forma sencilla de mejorar el servicio, reducir el tiempo de espera y hacer que el trabajo de los profesionales bancarios sea más predecible. Sin embargo, estos bancos no siempre conocen hasta qué punto la programación de citas puede tener una fuerte repercusión en su negocio.

Para aprovechar al máximo la programación, añada un ingrediente revitalizador: la gestión de procesos empresariales, también conocida por sus siglas en inglés BPM. Es verdad que muchas organizaciones ya implementan la BPM en sus oficinas administrativas y sedes, en las que se considera imprescindible para agilizar las complejidades del flujo de trabajo entre empresas. Sin embargo, la BPM en pocas ocasiones se extiende para abarcar la red de sucursales.

Esto podría formar parte de un enfoque más general sobre las sucursales, que se considerarían como una flota de cajas negras, difíciles de monitorear y controlar, que se pueden evaluar teniendo en cuenta únicamente los recursos consumidos y el logro de objetivos finales. Sin embargo, el enfoque de Q-nomy consiste en gestionar y analizar las operaciones de las sucursales, además de la experiencia del cliente, ya que disponemos de todas las herramientas necesarias para hacerlo.

Usando la metodología de Q-nomy, las sucursales no solo se pueden monitorear y supervisar, sino que se pueden fusionar virtualmente con las oficinas administrativas, generando una única operación de servicio al cliente, en la que el flujo de trabajo se gestiona desde el principio hasta el final, independientemente de que comience en la sucursal y finalice en la oficina administrativa o viceversa, o de que se transfiera de una a otra ubicación hasta que el proceso se haya completado.

Un componente clave de cualquier sistema de BPM es su motor de programación. La capacidad para programar tareas permite que los procesos se gestionen de una forma que optimiza la utilización de los recursos empresariales, y asegura que se completen y que sus productos se entreguen de acuerdo con las prioridades empresariales y el acuerdo de nivel de servicio (SLA).

Mediante la programación de operaciones de servicio al cliente, la BPM de Q-nomy optimiza los procesos de servicios y asegura una correcta priorización de los productos. Además, mediante la implementación de una solución de software que combina inherentemente la programación de citas y la BPM, los bancos pueden proporcionar, de la manera más eficaz posible, soluciones a las solicitudes de sus clientes.

La solución Q-Flow® de Q-nomy dispone de la más avanzada combinación de reserva de citas, programación de servicio al cliente y gestión del flujo de trabajo, y ayuda a los bancos a lograr una eficacia sin precedentes en sus operaciones internas centradas en los clientes y una experiencia del cliente excelente.
 

Obtenga más información sobre soluciones de experiencia del cliente relacionadas de Q-nomy:

Software de reserva de citas

Gestión de procesos empresariales

Soluciones de experiencia del cliente para bancos